domingo, 25 de octubre de 2009

"L'Amour, toujours l'Amour!" -


¡Qué ganas de joder!.
Todos parloteamos, filosofamos, desgranamos aparentemente sesudas definiciones, discutimos, sufrimos,intentamos, nos fingimos generosos, comprensivos, ¡qué ganas de joder!.
Tengo uno por allí, que siempre se las dá de superado, de libre, de amplísimo en su forma de aceptar al mundo y lo que este le ofrece, tan pagado de la imagen que tiene de si mismo, de individuo criterioso, inteligente, y harto coherente... que intenta disfrazar, tras una máscara de "no se pueden establecer parámetros", todo su egoísmo, falta de entrega, sujeción a la conveniencia, e incapacidad de maduración.
Otra por allá que , anudada a su papel de eterna víctima, cada tanto cae en pozos depresivos por los desamores que ella misma se acarrea...
Otro más acá, que pretende, en lugar de buscar su par, que quien aparezca acepte sin peros su propuesta, sin pararse él a pensar si esta conviene al otro, o sólo a sí mismo, y luego tira acusaciones y descréditos sobre el blanco elegido.
En aquel rincón oscuro, le hice lugar a los manipuladores.
A mis espaldas oigo respirar a los melindrosos y a los cobardes.
¿Y qué les diré de mí, que soy el peor de todos?.
¡Qué ganas de joder!.
Mi amiga Susana, dice que:un matrimonio feliz es de tres".
Y ya comienzo a creerlo sin excepciones.
¡Qué ganas de complicarse la Vida, y de complicársela a los demás!.
Aceptemos de una vez por todas nuestra incapacidad de amar y, quizás, ese sea el primer paso para comenzar a hacerlo.
Reconozcamos nuestra inmadurez afectiva y de la otra y, seguramente, crezcamos como Seres Humanos completos.
Lo querramos o no, ya no nos queda más tiempo y, aún así, no cejamos en nuestro intento de buscar el pelo en la bola de billar.
Estoy cansado de oír pontificar, ¡y de oír a quiénes!, pontificar, decía, sobre el Amor Absoluto y Universal... ¡estoy harto!.
¿Qué me hablan de Amor Absoluto y Universal, cuando no sabemos ni siquiera amarnos a nosotros mismos?.
Cuidado, que amarnos a nosotros mismos no es mirarnos al espejo y decir: ¡qué lindos que somos!, ¡cuántas virtudes y valores y talentos tengo!.
¡No!, es aprender todos los días a crecer, a vencer al egoísmo nuestro de cada segundo,a la indiferencia, el facilismo, la impavidez, los sueños, la eterna tendencia a vivir en un mundo de ilusión, que a una manzana no le alcanza con serlo para que alguien la elija del cajón, de entre otras, y la lleve a su boca.
Entonces...¿por qué creemos que merecemos amor, atención, tolerancia, disculpas?...¿ por el sólo hecho de haber nacido, y querer que nos amen?.
¡Despertemos!.
¡Pongámonos las pilas!...¡y dejémonos de joder!.


Publicado el Martes 27 de Octubre de 2009
Corregido por R.Méndez

5 comentarios:

Santiago dijo...

Muy bueno el post. A mi me revienta que los medios nos atomicen hablando del amor. Hay muchas cosas que están antes que eso.

Lore dijo...

jah! Jorgito:

Hoy si diste por todos lados... sin embargoooooooo...
deja que cada uno ame a su manera y busque su amor a su manera...en la vida cada quien tiene su "quest" y cada uno lo enfoca de forma diferente... si para unos amar a lo mártir es amor... quizás ahi encuentren su realización... si para otros compartir su amor es encontrarlo ahi... pues que lo encuentren... si para algunas el amor universal es lo más importante... dejales su universalidad...

La verdad, el amor es la fuerza generadora de todo lo bueno que sucede en esta tierra... bien lo dice el buen libro... Dios es amor... y no religionizo (existe esta palabra?)... sin embargo, que vacío, que triste, que seco, que desgraciado y que miserable se siente el hombre sin amor... que falta de sentido se le encuentra a la vida sin ese elemento... y que ruin y vano es el hombre que impiadosamente... hiere a otros, mata a otros y destruye a otros en vida... porque no tiene amor...

Respetemos al otro y dejemosle ser... asi empezamos a amar...

un beso...

Jorge de Bahía dijo...

Hola Santiago:
Bienvenido a mi Blog, espero que tu visita sea, de ahora en más, habitual.
Mira, no sé si hay cosas más importantes, eb realidad creo que no las hay, qye el Amor, pero no hablo del amor de pareja, sino del Amor, ese que hace que valga la pena vivir, el Amor como concepto de admiración y agradecimiento, a quien o a que eso lo decides tú, por absolutamente todo lo que nos rodea y existe en nuestro interior.
Según se desprende de leer tu perfil, no estamos tan lejos en ciertas cuestiones.
Te deseo lo mejor, y espero que el resto de la lectura del Blog, también merezca, al menos, tu aprobación.
Mi más cálido abrazo, en este Montevideo que se resiste a entrar en primavera.
Jorge

Jorge de Bahía dijo...

Hola Lore:
Esta vez, y aún a riesgo de resultar un tanto brusco, déjame decirte que no sintonizamos.
Por favor, márcame los párrafos donde digo cual es la manera correcta de amar.
Márcalos y envíamelos ppor correo e-mail.
Te cuento que si hay algo que me disgusta sobrtemanera, es que me tilden de algo que me cuido especialmente de no hacer.
No creo que lo hayas bnotado, pero hay cierto amigo que dejó de participar en el Blog.
Me harté de su postura de "vale todo", que otorga cierto brillo de inteligencia, es cierto, pero que sólo conlleva egoísmo y necesidad de defender los personalísimos límites de cada uno, sobretodo cuando no se tienen muy claros.

Es verdad que no se pueden dictar normas, pero de allí a aceptar el manoseo, la pontificación, la reiterada imbecilidad.....hay mucha distancia......al menos para mí.
Llegó el tiempo de las definiciones, de madurar, de dejar de vivir en el limbo.....quien no lo quiera aceptar, todo bien, pero que se jhoda solo, que no nos embrome a los demás con sus quejas, imposiciones, manipulaciones de cualquier tipo o tenor, ni con sus máscaras, que cada día son más baratas y absolutamente evidentes.
Beso
Jorge

Lore dijo...

Hola Jorginho... nunca he dicho que has aseverado en cuanto a la verdadera forma de amar... solo he dicho que cada uno encuentra a su manera, su forma perfecta... aun cuando esto involucre sufrimiento y hasta estupidez... un beso