sábado, 11 de octubre de 2008

"La Traición de la Utopía".-


Hola Amigos, antes de volcarme al tema de hoy, quiero agradecer la cantidad de mensajes que he recibido en mi Casilla de Correos, deseándome la pronta recuperación de mi estado de buena salud.
No tenía idea que la anécdota importara tanto, ahora entiendo que desde un principio debí contarles el final de la misma.
Hace ya un año que, gracias a la Voluntad del Plan Universal, Dios, sané por completo, aparecieron los anticuerpos de la HB, y mi hígado se regeneró, no mostrando ya, señales de haber estado afectado.
Gracias a todos.
----------------------------------------------------------------
Es una de tantas mañanas de la vida de Mariela.

Está un tanto atrasada en la preparación del almuerzo de Santiago, su hijo.

Mientras pica el perejil, piensa en la sorpresa que se llevará el chico cuando ella le sirva su plato preferido.

Mariela adora a Santiago.

- "Má, voy hasta el kiosko y vengo enseguida!", grita Santiago desde la puerta del apartamento.

Mariela siente el impulso de decirle cuánto lo quiere, pero se atrasaría más, se lo dirá cuando él vuelva.

------------------------------------------------------

Joaquín siente que se ahoga en el sofocante entorno de su familia.

Tiene veintidós años, y sus ideas difieren de las de sus padres.

Él quiere hacer otra cosa con su vida.

Cada vez que toma impulso para despegar, le atemoriza la inseguridad del día después.

---------------------------------------------------------

El corazón le dio un salto, a Martín.

Sandra le había sonreído.

Hace tiempo que ella lo atrae.Parece ser lo que él siempre ha buscado.

Hoy está muy ocupado, mañana la invitará a tomar algo.

-----------------------------------------------------------

Todos los días, Fabián se promete que el próximo lunes dejará la bebida.

Dos veces a la semana Luisa intenta solucionar el sentimiento de culpa que arrastra desde su separación.

Seguramente el jueves, César saldrá a conseguir trabajo; tal vez el fin de semana, Juan Carlos evalúe si le conviene seguir la carrera que eligió, o cambiar de orientación; Mauro no se anima a aceptar la propuesta de Nacho, de vivir juntos, pues teme la reacción de sus mayores.

----------------------------------------------------------- -

Cada vez que pienso en el terrible mal que la utopía de la posesión del tiempo, nos ha hecho, me siento tentado de tomar a todos estos personajes por los hombros, darles unas buenas sacudidas, e inculcarles la idea de que lo único que tienen para tomar sus decisiones, ser felices, hacer felices, opcionar, es el momento presente.

En otros momentos, me invadía la ira, cuando escuchaba a algún colega dictaminar que a Fulano, aceptar sus problemas le llevaría varios años de terapia, de consultas, o de lo que m...fuese; hoy doy vuelta la cabeza, y cambio de tema.

Para mí, los cementerios están llenos de buenas intenciones, de buenas cosas por hacer, y que nunca fueron realidades.

Nos creemos dueños del tiempo, de lo que durará nuestra vida.

La verdad es que no sabemos cuántos años, días, minutos más, estaremos en este mundo.

En un segundo, Santiago, el hijo de Mariela, cuando volvía a su casa, fue víctima de un accidente callejero que le cercenó todas sus posibilidades; y Mariela quedó con la comida preparada, y un "Te quiero" atravesado en la garganta.

A cada persona que conozco, si sale el tema, intento que, por lo menos, cuestione el uso que del "ahora", hace.

Entiendo, pero no justifico, que todo se deje para dentro de un rato, o para mañana; y no lo justifico porque las posibilidades de Ser realmente nosotros, dependen del uso que del "ahora" hagamos.

Lo entiendo porque sé que no es fácil, y lo sé por experiencia propia.

Pero es en ese arriesgarse , que uno conoce su fuerza, su valentía, y sus zonas oscuras.

Pero un día hay que empezar, que disiento con mi querida y admirada Jacqueline Susann y su "Mañana digo: ¡basta!".

Es tan poco el tiempo que tenemos para ser nosotros mismos; tantas cosas baladíes reclaman nuestra atención inmediata, tantos caprichos, propios y ajenos, llenan nuestra agenda, tantas obligaciones que sólo nos llevan a ninguna parte real....

El momento, ni siquiera el momento, el instante presente, es tan maravillosamente importante y rico, que sólo el tener conciencia de su presencia, y la nuestra en él, nos abre un mundo de realizaciones fundamentales.

Hoy, lamentablemente tarde, Juan Carlos, y también Mauro, lo han comprendido.

Les faltó valentía, y quizás confianza, también.

César sigue sin trabajo......y gira y gira el carroussel.

Quisiera poder llegar a tocar tantos corazones, tantos pensamientos, tantas dudas, pero es casi imposible.

Veo a las gentes correr detrás de lo efímero, que yo ya lo hice, y ojalá hubiese habido un Jorge que me llamara la atención.

Veo a las gentes, decía, en una loca carrera detrás de lo menos importante que el Universo nos brinda, y me duele no poder hacer nada más contundente, que tratar de llegar a los más cercanos y, esperar a que un día, como sucedió conmigo, la semilla germine.

Pero duele.Y bastante, les diré.

Me costó mucho, muchísimo, aceptar y respetar la decisión de las personas que más quería, de permanecer dormidos a la realidad del aquí y ahora.

Me duele ver que la vida les pasa sin que le encuentren un sentido más profundo que correr detrás de los paradigmas propuestos.

Pero así son las cosas.

Si te gusta, las cosas son como son; si no te gusta, las cosas son como son, dice un viejo proverbio Zen.
¿Saben?, en unas lejanas montañas, tengo un gran Amigo también llamado Jorge, flaco, alto, y que se da tiempo para admirar las sakuras de un cerezo.

Un día me lanzó al rostro una verdad que me vulnera.

Me dijo:"Vos amás con las tripas", y es cierto.

Amo a la gente, de una manera visceral, quisiera facilitarles el entendimiento, la consecusión de la felicidad, el olvido de culpas inexistentes, y me encuentro que en el mundo hay mucho más de lo que yo puedo hacer.

Además no soy complaciente.

He guiado grupos de instrospección, y de búsqueda del Ser; mas el camino que propongo no es fácil.

Buscan en mí al padre o a la madre que quisieron tener, y no tuvieron.

Imaginan que los dolores del crecimiento, son sólo para el cuerpo físico, en el momento del estirón; y no, duele crecer, pero es altamente gratificante.

Mi propuesta no es el almohadón, que hay muchísimos que sí lo ofrecen; mi propuesta es el mortero.

Y quien haya majado especias, sabe de lo que el trabajo en el mortero es capaz.

Si pudieran experimentar lo grandioso, lo liberador, lo gratificante, que es vivir el aquí y ahora, cómo cambiarían sus opciones.

Sé que a mi blog ha venido mucha gente, deseo despertarles la inquietud, por lo menos, de hacer una pequeña prueba con el "aquí y ahora", luego sí, denme la espalda, o tomen mi mano.

Es mi compromiso con la Vida y el Cosmos.

Jorginho

Dedicado a mi Amigo Montañés, y gracias por tus publicaciones que me han inspirado la presente.

5 comentarios:

Psy Strife dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
YOR dijo...

HOLA JORGE: Me ha encantado leerte y cuanta razón encuentro en cada linea que se desgrana en tu prosa, cuanto placer siento al saber que nos estas solo, pues esa incansable empresa de ponerle los pies en la tierra a los flotantes seres que nos rodean, quienes muchas veces viven dentro de fantasías de eterna infelicidad y postergación, es una empresa de muchos, y por lo pronto, al menos, de dos, vos y yo y eso para mí ya es el cielo con las estrellas incluidas, es saber que lejos de las distancias existe el mismos afán por el bien de la gente...
Desde la montaña te digo, amigo, que encuentres placer en sembrar, en a veces callar, en acompañar, no en esperar resultados, pues tu energía puede algún día desfallecer...
Somos ese que da, ese que despierta, y ahí está nuestra gracia, la felicidad, no en demandar resultados, pues las semillas pueden germinar en los momentos más inesperados, hasta puede que las flores y los frutos sean cosechados por otros lejos de nuestra tierra y lugar... y en buena hora que así sea, pues esos frutos darán semilla y nuestro mensaje crecerá, este mensaje que desde hace miles de años se viene pasando de un sujeto a otro, ahora a través nuestro y luego por miles de otros más...
Así al NO ser, SOMOS más profunda y auténticamente que nunca...
Un abrazote y adelante con ese intervención que seguro todo va a salir bien.

Lili dijo...

Hola Jorge¡:
Disfruté muchísimo de este post. Tienes tanta razón en que lo único que tenemos es el presente... Ojalá pudiéramos tomar todas nuestras decisiones ahora mismo. Cuando sólo depende de nosotros es más facil, pero cuando involucra también las decisiones de otros, se dificulta... aunque no es imposible...
Decisiones en el presente y viviendo la vida realmente, con el mortero, es tan cierto, es con el mortero, pero cómo se aprende¡
Gracias ammigo¡

Kafda dijo...

Amigo Jorge: Se me ha terminado el tiempo en este ciber, pero no quería irme sin desearte todos los rayos violetas para ti. Sigue escribiendo estos relatos que te hacen compartir lo mejor que llevas dentro. Yo tampoco he estado bien pero sé que son etapas de purificación que todos debemos pasar en algún momento de la vida. Desde el calor tropical con mucho aprecio.

Yeztrom dijo...

hola jorge, me parecion muy bueno tu escrito, y q bueno q recuperaste la salud, bueno me despido hasta pronto.