martes, 25 de agosto de 2009

"Catolicismo - Mis Experiencias Espirituales" - Última Parte


6 de Noviembre del 2002

a siento que han pasado como mil años desde que Jesús me respondió que aún el tiempo de mi misión no había llegado.
Así que hoy volví a la carga.
-“Jesús, ¿cómo podré hablarle a las personas de Ti, si yo no tengo la menor idea de nada?”
-“Cuando llegue el momento, Yo te indicaré qué hacer”
-“Pero y si meto la pata?”
-“No la meterás, pues seré Yo quien hable a través de tu boca”
-“Voy a tener que estudiar las Escrituras...”
.”Tu misión no será evangelizar, recuerda que ya no hay tiempo, lo tuyo será dar testimonio”
Me quedé con estas palabras de mi Amado.

7 de Noviembre del 2002

laro que la paz no podría reinar mucho tiempo en mi mente.
Esta noche tengo otras preguntas, referentes a lo mismo de ayer.
-“Dime, ¿cómo podré ser creíble a los ojos de los demás, si no tengo una vida ejemplar en ningún aspecto?”
-“Hay mucha gente que te escuchará, justamente por haber atravesado por las mismas vicisitudes y experiencias que tú has vivido.”
-“¿Pero no seré denostado y ridiculizado por los otros?”
-“¿Temes a eso?”
-“No, pero me preocupa que los que me quieren se sientan alcanzados por esa cruz”
-“No te preocupes, no los rozará”

20 de Noviembre del 2002

uizás por haberle pedido a Jesús por tanto tiempo que me usara para aquello que Él deseara, no me llamó la atención cuando me dijo:
-“Quiero que reces la Coronilla de Mi Misericordia por ocho meses seguidos, los días 28 de cada mes, en la Capilla de la Misericordia”.
-“¿Cuántas personas deberemos ir?”
-“Cinco”
-“¿Y de dónde las consigo?, yo no conozco a nadie”
-“Yo me encargo de eso”
-“¿Deberemos vestirnos de alguna manera especial?”
-“Por ahora no, sólo lleven un escapulario con mi Imagen, pendiendo de una cinta de seda color lila morado”.
La Capilla de la Misericordia resultó ser la forma en que llaman al Santuario de Jesús Resucitado, en Tres Cruces.
El primer día de rezo tuve que ir solo.
Hube de sobreponerme a la inseguridad y zozobra que el derrame en mi vista me produce y, dado que la persona que se había comprometido a llevar adelante conmigo el pedido de Jesús, me falló, consideré que esto era una prueba que el Señor me ponía para testear el grado de mi unión con Él.
Pocos días después de esta Coronilla Jesús me preguntó:
-“¿Hasta dónde llega tu compromiso conmigo?”
-“Hasta dónde sea, mi Amor”
-“¿Aún si eso significara tener que dejar de comulgar?”
-“Si, si Tú así me lo pides”
La posibilidad de tener que dejar de comulgar, me turbó un tanto.
Me gusta comulgar, me gusta estar en íntima unión con Jesús.
Consulté con mi Párroco cuales serían las condicionantes para dejar de comulgar.
Me respondió que sólo el pecado mortal inhabilita.
Quedé sin entender lo dicho por Jesús, pero confío en Él.
Unos días después me llegaría la respuesta.





22 de Noviembre del 2002

n estos días tengo la cabeza bullendo de preguntas deseosas de ser respondidas por Él.
Quiero saber más de las luchas que deberé sostener para defender a Jesús.
-“¿Será que me tacharán de apóstata, hereje, y esas cosas?
-“No te tomarán en serio, dirán que eres un “loquito”, más tarde los ataques serán mayores.
Por eso es que necesitas fortalecerte, templarte.
Siempre estaré contigo, pero no será fácil”
-“¿Sabes?. Estuve pensando en el trabajo que me has encomendado, y me parece que formar grupos de sostén a los convertidos, sería una buena idea.
Fíjate que a mí me está sucediendo.
Necesito comentar con alguien lo que me está pasando, y a veces siento que los Sacerdotes están demasiado ocupados como para estarles importunando todo el tiempo; otras, lo que quiero es conversar con alguien como yo, alguien que haya pasado por las mismas experiencias que yo, que no me aconseje desde los estudios, sino desde las vivencias.Y no lo encuentro”
Jesús me miró, sonrió, y se retiró.



24 de Noviembre de 2002

as conversaciones con Jesús se estaban poniendo realmente mucho más interesantes cada día.
Antes del rezo de la noche se me ocurren cantidad de ideas, las cuales luego comento con Él.
-“Sería bueno formar grupos de apoyo al estilo de los AA, donde cada persona pueda hablar con sus iguales.
Pero claro, vamos a necesitar un lugar físico para reunirnos.
Si lo hacemos dentro de una Parroquia, corremos el riesgo de que nos controle la sangre vieja, si lo hacemos fuera, nos pueden tachar de escindidos o cismáticos.
Pero es claro que un lugar físico vamos a necesitar.
Y que no sea muy grande.
El Santuario sería ideal, es chiquito, está bien ubicado, tiene fuerza”
-“Ese lugar será tuyo”
-“¿Todo eso en mis manos?”
-“En Mis Manos”
Jesús marcó el posesivo.
Con un solo gesto tiró abajo a mi pobre ego.
-“Por favor, ayúdame a vencer a mi ego”
-“Tu ego es fácil de dominar, aparte eso no es ego, son fantasías”
Por hoy creo que tengo bastante.
Con gran altura, mi Amado me puso en mi lugar.



25 de Noviembre del 2002

scuché una canción que me gustó para identificar al grupo que, seguramente, voy a formar.
-“Creo que va a ser conveniente formar un grupo, si te parece, pues las personas necesitamos sentir que pertenecemos a algo que nos identifica, algo que nos dé identidad”
-“No creo que sea imprescindible, pero si tú lo crees...”
-“Es un elemento que da seguridad.
¿Y sabes qué?, me gustaría vestirnos de negro y blanco, indistintamente, pero en esos colores.
Y hasta he pensado en algunos nombres.....”
-“Se llamarán Hijos de la Luz”
-“........”
Confieso que el nombre no me entusiasmó en absoluto, me sonó predecible,
Pero bueno, si Él lo quiere así, que así sea.
-“También escuché una canción cuya letra me parece ideal para la misión que me encomendaste, y que puede reflejar el espñíritu de la cuestión....”
-“Sí, es bonita....pero la música que te identifique te será acercada por alguien que aún no conoces, y esa será vuestra insignia”
-“Está bien...”
Yo me pregunto:¿no podré hacer nada como yo quiero?.

02 de Diciembre del 2002

saías, el Profeta, es leído en el período de Adviento.
Sus visiones de la venida de Jesús son un tanto hiperbólicas, no me suenan muy convincentes.
Esta noche le pregunto a Jesús:
-“¿Dime, las cosas serán como lo dice Isaías?”.
-“Sí, serán iguales, pero diferentes”.
-“No entiendo”.
-“Ven, y mira”
Jesús se sentó a mis espaldas, pasó su brazo derecho sobre mis hombros y me dijo:
-“Observa”
De pronto la penumbra de mi dormitorio se transformó en un cielo azul pastel, donde brillaban un sol pastel, y un arcoiris.
Soplaba una brisa fresca, como la característica de la Primavera montevideana.
Estábamos sentados sobre la hierba, pareja, prolija, de un verde muy bonito, en lo que parecía una elevación.
Bajo nosotros se veía llegar una columna de personas, vestidos todos con túnicas de diferentes colores, pero siempre colores pastel.
Venían felices, en paz, cantando loas al Señor.
Jesús habló:
-“Este día no habrá competencia entre los seres humanos, ni envidias.Cada uno tendrá lo que necesita para ser feliz, y no ambicionará lo de su vecino”.
Apoyé mi cabeza sobre el Hombro de mi Amigo, y la visión, lentamente, se disolvió.

07 de Diciembre del 2002

añana es la fiesta de la Inmaculada Concepción, también llamada de “la Bendición de las Playas”.
El Párroco nos invitó a participar, en la Rambla, y luego venir, en procesión, hasta la Iglesia.
No tengo vergüenza de que la gente me vea, pero pienso que muchos, que me conocen, puedan decir:
“Mirá, si este está en la Iglesia....”
En fin, no puedo estar en la cabeza, ni en el razonamiento de los demás.
Yo voy.


13 de Diciembre del 2002

esús me dijo:
-“Esta semana deberás dar seos veces Testimonio de Vida y de Mi Amor”.
Y las seis oportunidades aparecieron.

15 de Diciembre del 2002

stábamos con G. haciendo zapping, cuando caímos en un concierto de Dyango.
Comenzó a cantar “Naranjo en Flor”.
Mi cabeza voló a la época en que estaba enamorado, que fueron tantas veces.
Recordé todos aquellos sentimientos, sensaciones, sufrimientos, y las lágrimas de la nostalgia empezaron a caer por mi rostro.
De un tema pasó a otro, a cual más lleno de recuerdos.
Esa noche, al rezar, Jesús apareció con cara triste.
No me decía lo que le pasaba.
De pronto me preguntó:
-“¿Es que no te alcanza con el Amor que Yo te doy?”.
-“Claro que sí”, le respondí, “pero son lindos recuerdos...”
Me miró fijo a los ojos con esa Mirada suya tan penetrante:
-“Entonces recuérdalos como se recuerda el perfume de una flor,
pero nunca más llores por ellos”.
Puedo decir que me enseñó una nueva forma de reveer el pasado.
Sea lo que sea, bueno o malo, al reveerlo así, como recordando el
perfume de una flor, no duele, siempre es dulce y bueno.
Gracias Jesús.


NOTA: A partir de ésta fecha se me indicó que no escribiese mas éstas comunicaciones, y la necesidad de no darlas a conocer, absolutamente a nadie, hasta la fecha en que me sea indicado.