sábado, 14 de noviembre de 2009

"¿La era de la comunica ... qué?"-



Paradoja si las hay.
En el Post anterior: "e=m.c2", puse como ejemplo de "avances" que no nos ayudan a avanzar, al tan mentado desarrollo científico en el área de la medicina.
Hoy, quiero referirme al avance científico y tecnológico, en el área de las comunicaciones.
¿Estamos, realmente, más y mejor comunicados?.
Con la aparición del teléfono, y luego con el desarrollo de la telefonía fija, las personas dejaron de verse.
Al llegar la posibilidad del mensaje de texto telefónico, las personas dejaron de hablarse ...
¿Cuál será el próximo paso en el camino de la alienación?.
No sé si a ustedes les sucede lo mismo, pero me llevan los diablos, aunque intento disimularlo, cuando estoy reunido con alguien, y a esta persona le comienzan a llegar mensajes de texto, y les presta atención.
Me parece el colmo de la vulgaridad, el mal gusto, la falta de educación, respeto y consideración hacia el que tenemos en frente.
¿No les ha pasado de estar de visita en casa de alguien, y que suene el teléfono, y el anfitrión de turno se cuelgue en una extensísima charla, mientras que ustedes no saben qué hacer, ni qué están haciendo allí?.
Sí, de acuerdo, todo ello es comunicación ... sí, ¿pero de qué "calidad" de comunicación estamos hablando?.
Sé que siempre, aunque este sea un concepto invasivo, estamos rehuyendo el contacto directo con nuestro interlocutor.
Cuando hablamos frente a frente, no es lo habitual mirarse a los ojos y mantener la mirada en la mirada del otro.
Miramos cualquier objeto, o para cualquier lado ... y rogamos por el auxilio de la tecnología que permita una distracción, un ¡riiing! que nos reclame, cualquier cosa que nos "salve" de ese momento de intimidad, que no sabemos conducir, ni soportar.
Sentímos que la mirada del otro nos descubre, que con tanta culpa hemos aprendido a vivir.
Sentímos culpa, aún, de lo que no hemos hecho ... a tal grado nos tienen dominados.
"Culpa" de no ser chistosos, culpa de habernos separado, culpa de no vestir a la moda, vergüenza por no sentirnos lindos, por no tener los dientes blancos como la nieve, del color de ojos que nos tocó en suerte, de ser flacos, de ser gordos, de ser altos, de ser bajos, de ser jóvenes, de ser viejos, ... culpa y vergüenza por todo ello, y más.
La comunicación, directa, de primera clase, de intercambio personal, con el otro, o los otros nos enfrenta a nuestra realidad, es decir a todo lo que, íntimamente, sentimos que faltamos o fallamos; por eso la búsqueda denodada del anonimato y el aislamiento.
¡Tan incapaces somos de mantener un contacto íntimo tan así de simple, como es el frente a frente con un amigo!.
Incluso cuando sí estamos frente a frente y nos miramos a los ojos, y la charla fluye ... se mantiene encendido el radio, el televisor, algo que haga ruído, que distraiga la total atención y que, de alguna forma, nos ayude a soportar la sensación asustadora de saber que somos vulnerables, que podemos salir de nosotros mismos, de conjugar el YO con el TÚ, de por un instante ser NOSOTROS.
Que ya no escuchamos la voz de nuestros pensamientos, es historia harto conocida.
La cabeza ocupada haciendo cuentas, escalonando vencimientos, planificando menúes, elaborando excusas que presentar como disculpas a nuestras faltas de responsabilidad o de ética, estudios, teorías, hipótesis varias ...
Pudimos anular el sonido de nuestra voz interior y ahora, intentamos, con la parafernalia tecnológica, no escuchar, no oír, la vibración y modulación de nuestra voz orgánica.
Nos aislamos hasta de nosotros mismos.
¡Triste comunicación la nuestra!.
¡Y ni qué mencionar el anonimato de la internet, el msn, los chats!, habilitando las fantasías de quienes, amparados dentro de su especialísima cápsula de egoísmo inventan, afirman, reafirman, confirman amores, quereres, fachas, valores e ilusiones, y que cuando llega el momento de honrar lo planteado, deciden desaparecer tras tontas y vanas coartadas, por miedo, que no es otra cosa, a vivir en serio una experiencia de intercambio, y real comunicación, sensible.
"Te quiero, te quiero" pero si tienes un dolor ... bancátelo solo.
Me viene a la memoria el recuerdo de una entrevista realizada por una de las más famosas, si no la más famosa y prestigiosa, de las locutoras radiales y televisivas, además de actriz de Teatro, de nuestro País, la Sra.Cristina Morán, una mujer que hacía, y hace, gala de enorme sensibilidad y talento, acompañados de una voz sugerente y cálida, realizaba, decía, a quién había sido durante muchos años compañero suyo de trabajo, locutor, presentador, y actor también, que juntos hicieron teatro en televisión, y que, poseedores ambos de un sentido del humor especial, evidenciado en complicidades nada ocultas al ojo atento ... ¡ay!, que se me olvidó el nombre de pila de este señor cuyo apellido era Fernández, hermano del otro, Imazul, que sí siguió en los medios por más tiempo, ya que el primero mencionado tuvo un problema fuerte de salud y, por años ya no se sabe de él ... mi olvido de su nombre, como dice mi amiga Angie: "es por culpa del alemán" ... claro: el Alzheimer.
Bueno, la cuestión es que en determinado momento de la entrevista él le reclama:
- "¡Cómo esperé su visita, Señora, y usted nunca vino a verme!...
- "Es que no sabía qué decirle ... "
- "Sí, pero no sabe lo bien que su visita me hubiese hecho ...".
Poco más, y la entrevista terminó.
Creo que con este ejemplo, huelgan las palabras.
Pero como esto es muy cercano a mí, vamos a algo cercano a nosotros, los Lectores del Blogg, registrados en Blogger.
Si recorren perfiles notarán, y más aún en los que dicen que como Interés tienen la Comunicación, que no han consignado direcciones donde comunicarse directamente con ellos, a no ser a través de comentarios en su Blog.
Puede estar bien ... puede ser ... no estoy tan seguro.
¡Y ni qué decir de los Perfiles de acceso restringido!.
Siempre poniendo trabas al libre intercambio con los demás, construyendo guettos, intentando formar élites, ideando especies de salas Vip virtuales, siempre con parámetros egoístas, paranoicos.
¿Era de la Comunicación? ... ¡una verdadera mierda! ... con perdón de la mierda.
De nada vale todo lo que podamos desarrollar, que no es avanzar, creo que lo expuse claramente, de nada vale ni tendrá razón de ser, si al unísono no elevamos nuestra vibración espiritual, si no evolucionamos a un nivel superior de Humanidad, si quedamos como personas, donde estamos, que es lo mismo que ir hacia atrás.
Intentemos menos tecnología.
Démosle, nuevamente, espacio al corazón.
No es tan difícil.



Publicado el día míercoles 25 de Noviembre de 2009
Corregido por R. Méndez.

2 comentarios:

Lore dijo...

mi Jorginho:
temazo el que escribiste ahora!!! me encanta... y da mucho para hablar y meditar... no hay como la comunicación directa, con ojos y alma y toque... sintiendo el calor humano y no los teclazos de un celular o una computadora. Que son medios que acercan a los que están lejos... a quienes se sienten solos en una soledad interminable... a quienes les gusta inventarse de mil fantasías. Creo entender que en algun punto has dicho algo que me toca, y es que ya no hay una comunicación de calidad... yo por respeto a mis clientes en una reunión apago el celular... y si estoy con alguien en mi casa... nunca atiendo y dejo colgado a mi visitante... digo que estoy en una reunión y luego llamo... o busco... Creo que es tan importante el reflexionar en este tema... nos estamos alienando al sistema¿? o simplemente nos estamos robotizando... o no queremos contacto.

En el caso de este país mio, por causas de secuestros express y tantas otras maluquencias... hay que mantener un perfil bajo en cuanto a direcciones y a restricciones de darse a conocer... las cárceles están llenas de vivos que intentan extorsionar y hacerle la vida a uno cuadritos y hasta se han dado casos de secuestros, motivados por la info de sitios como facebook, etc...
Gracias por seguir haciendo conciencia... besos...

Jorge R. Etchepare Mac Eachen dijo...

Hola Loore:
todos esos males que enumeras, también rtienen que ver con la incomunicación.
Es que intentamos tanto llegar con nuestra información a tanta gente que creemos que nos puede servir para subir algún escalón, que en realidaadd no nos comunicamos, nos exponemos, y atraemos a esas energías tan bajas mientras qye, al que tenemos al lado, no le conocemos ni siquiera la voz.
Eso por decir lo menos.
Digo, sería muy hipócrita de mi parte si sólo escribiera estas cosas, me quedara en la crítica, el diagnóstico y, yo mismo, no hiciera nada por revertit la situación.
Lo hago, y me importa un rábano cuando personas que me quieren y quiero, que admiro, piensan que soy una especie de personaje creado para el Blog.
¡Hasta dónde el descreimiento!, pero sigo adelante.
"......You may say I'm a dreamer,
but I'm not the only one........", escribió Lennon.
Hay, cada uno de nosotros, que buscarle la vuelta del equilibrio a esta cuestión toda.
Usar la tecnología, el desarrollo de la misma, pero no transformarla en el becerro de oro deñ çéxodo bíblico.
Usarla sin adorarla, sin dejar que nos fagocite.
Beso
Jorge