domingo, 31 de enero de 2010

"El Narciso Inverso"-



".....
the winner takes it all,
the looser standing small
beside the victory
That's his destiny.
....."
Benny y Björn(ABBA)
(fragmento de "The winner takes it all")


Pocas satisfacciones en la vida son comparables a la que se siente cuando alguien, en proceso de "despertar"", hace catarsis frente a nosotros.
Momento de satisfacción, y de profunda responsabilidad.
Cualquier gesto, cualquier palabra, mirada, puede sofocar la erupción del volcán o, peor, puede llegar a ser decodificado como una invitación a la dependencia o a la manipulación emocional.
Cierta vez charlábamos con mi Amigo Wilson, sobre el peso determinante que, la Autoestima, tiene en el accionar y el futuro de las personas.
Me gusta y me sirve charlar con Wilson.
Lo conozco, y él me conoce.
Pensamos semejante ... y actuamos diferente.
Él es absolutamente diplomático ... y yo, aunque pragmático y frío, absolutamente inesperado en mis reacciones.
La cuestión es el cúmulo de "descuentos" (concepto gestáltico), que todos hemos sufrido y que, a veces, cargamos, penamos, y nos jaquean por el resto de nuestras vidas.
Para hacerla corta, si yo mismo no siento que merezco de lo bueno, o de lo malo, aunque me lo regalen a manos llenas, no lo veré, no lo tendré.
Estábamos mirando con Robert, un programa de la televisión cable argentina.
En él se hacía una reseña de la vida, trayectoria, logros e ilusiones de un famoso actor argentino de iniciales J.C.C., con el protagonista contando su experiencia y evolución.
Terminó el programa quebrándose y confesando entre lágrimas que: "todo lo hice para tener el cariño de la gente y de mi familia".
Nada novedoso, todos los que hemos tenido actividad artística, eso es lo que buscábamos.
Mi único comentario fue:
- "¡Qué necesidad de cariño tiene este Hombre!".
Nadie puede negar que él lo poseyó, posee, y poseerá ... salvo él mismo.
Y, lamentablemente, lo mismo nos pasa a muchísimos de nosotros.
Ya no me duele más, porque bueno, un día dije "¡BASTA!", el ver a seres por mí queridos, coartados por la baja autoestima.
Quizás yo fuese, antes, mejor persona, pues ahora me limito a decir: "sí, comprendo", sonreír afable ... y seguir de largo en mi camino.
Es que lamentablemente comprendí que, por más que uno martillée intentando "despertar" al otro, si el otro no lo desea, es totalmente en vano.
Por eso no doy recetas mágicas para la Autoaceptación, que seguramente me rendirían un éxito en las librerías, sólo miremos todo lo que se ha editado, los millones que esos autores tan renombrados han embolsado, y el efecto que sus escritos han tenido para la humanidad: ¡nulo!.
Sólo sé que es necesario el "Taurus", que no el "Torus".
Es imprescindible pararnos desnudos ante el espejo, con luz despiadada, y vernos tal cual somos.
He aprendido que ni los fisiculturistas, que tengo varios en mi inventario, están a salvo de encontrarse defectos.
Entonces ... ¿por qué avergonzarnos de nosotros mismos?.
Y no me refiero sólo a lo físico, avergonzarnos de todo lo que somos y no aceptamos.
Fíjense en un detalle, sólo en este detalle: estoy seguro que a todos nos ha sucedido que, estando sentados a la mesa de un restaurante, oímos que desde una mesa vecina, una voz femenina se alza y dice:
- "¡Yo no debería pedir nada ... estoy tan gorda ... tengo que adelgazar unos cuantos kilos ... pero me cuesta tanto ...blá blá blá!".
Si al escuchar este comentario de cuarta categoría miramos, con discreción a quien lo profiere, notaremos que sí es gorda, y que además, mira de soslayo hacia las otras mesas para ver si han, todos, escuchado sus excusas, y le arruina la comida a sus amigos, que se dedican a consolarla, mientras ella deglute, culposa, un plato de carbohidratos bañados en una salsa llena de grasa.
Gorditas ... gorditos ...¡déjense de joder, no digan nada, y ordenen una ensalada verde con aceite de oliva y jugo de limón ... y con poca sal!.
¡Ah, y no se coman todo el pan y galletas que hay en la panera, que es para todos!.
El abuso sicológico, la violencia emocional, ejercidos sobre la niñez en pleno proceso de desarrollo de la autoafirmación, y del relacionamiento con uno mismo y con los otros, acarrean estos indeseables estigmas por todo lo largo de la Vida ... ¡y cuánto mal hacen!.
Los niños, tal cual esponjas, absorben todo lo que decimos, expresamos, así sea elípticamente dicho, y creamos que ellos no entienden lo que decimos.
Asimilan como propias, aunque sólo sean fruto de nuestras frustraciones, enojos, rencores, todos los insultos, descuentos, características, que les endilguemos, creen, y se convencen, de que esa es su realidad, y así funcionan.
Pocos, muy pocos, llegan a cuestionar, años más adelante, la veracidad de las afirmaciones de sus referentes.
Aún así, pocos de los que cuestionan, se atreven a indagar su verdadero "Yo" y capacidades, talentos o falencias.
Menos, aún, los que luego de indagar, trabajan en la reconstrucción de sus Vidas, en el cambio tan necesario de parámetros, opciones, relaciones, en fin ... de referentes.
Y es lógico, es comprensible ... aunque no aceptable.
Y permanecen como la foto de aquella ardilla en el póster, metida bajo un montón de cáscaras de nueces, y diciéndose qué hacía alli, cuando el árbol estaba lleno de fruta.
¡Qué bueno es quererse a sí mismo!.
No hay por qué avergonzarse de reconocerlo, ni hay que sentirse culpable o egoísta por ello.
¿Saben?, creo que el egoísta es aquel que por su baja autoestima, nos priva a todos el disfrute, la felicidad y el contento que nos podría brindar.
No sería lógico confundir al ególatra, con alguien con alta autoestima.
Justamente la egolatría, es el impulso más primario, la reacción más primitiva y menos elaborada, a la baja concepción, mirada, de sí mismo y es, como mecanismo de defensa, el más pernicioso posible, pues intenta tapar al sol con una moneda, oculta sin lograrlo, genera frustración, rencor, más dolor y sinsabor.
Sí, sé que es un arduo trabajo el salir de la oscuridad, y comenzar a caminar por la vereda de la luz, lo sé.
Y también sé que no hay empresa más dura, que la que se deja para comenzar mañana, porque mañana no seremos los de hoy, en el caso de que lleguemos, y si llegamos, estaremos más desanimados, más cansados, más oscuros.
¡Arriba, gente, que la Vida es hermosa, y Ustedes también lo son!



Publicado el día miércoles 17 de Febrero 2010
Corregido por R. Méndez

6 comentarios:

Lore dijo...

Jorginho querido
que refrescante volver a leerte y detenerme en las prisas de cada día para poder comprobar una vez más cuanto me gusta lo que piensas.

Desgraciadamente, somos seres programables en muchos casos (mi punto de vista personal) y nos van sembrando semillitas de baja autoestima y de condenación personal, en lugar de podarnos nos castran y eso como tu bien dices sucede en los años primeros, cuando estamos indefensos y no podemos hacer nada contra eso... es la educación, es la tradición, asi educaron a nuestras generaciones y habemos una retahila de bajos de autoestima...

Si bien es cierto llega un punto en que te das cuenta y tienes que tomar decisiones... o cambias, o te condenas al mismo camino que siguieron todos... he ahí la disyuntiva... he ahí cuando sopesamos las conveniencias.. o podemos tomar valor y emprender un camino nuevo, que si bien raspa y duele, es el mejor...
Qué necesidad de cariño dices.. es así... somos seres que vamos cargados por esas carencias... en fin... me encantó lo que escribiste
un beso... (ya volvi a vivir)

Jorge R. Etchepare Mac Eachen dijo...

Hola Lore:
te seré sincero, y te diré que ya me he habituado a tus cíclicas "desapariciones", no obstante, es un gusto renovado el que estés allí.
De seguro lo que escribo no es una revelación para ninguna persona, todos lo saben, todos l padecimos, todos lo hacemos padecer, lo sabemos y, sin embargo, no nos detenemos a pensar en ello, y a tratar de solucionarlo.
Y dejamos pasar el tiempo, y dejamos pasar la Vida, y dejamos pasar las oportunidades, y dejamos pasar las personas, y dejamos de opcionar para sólo aceeptar, y dejamos de querer, para sólo habituarnos y amoldarnos a lo que dijeron que era lo que nos merecíamos, y nos lanzamos al fondo del pozo sin reaccionar ja`´as.
Digo yo: ¿realmente creemos que somos siquiera un poquitito inteligentes? ... pues nos esforzamos demasiado bien en demostrar que no.
¡Qué verdadera desgracia es descubrir que uno ama! ... uno viviría tan tranquilo en la inconsciencia ...
Besote
Jorge

wilsonfl dijo...

Gracias por tus comentarios sobre nuestras conversaciones. A mí me hacen muy bien y sobre todo me han ayudado mucho. "El Narciso Inverso", como todas tus reflexiones, simplemente ponen en blanco y negro conceptos, sentimientos y sensaciones que todos tenemos dentro.
Me parece sensacional la explicación sobre la forma de elevar o, al menos, nivelar la autoestima. No desde la mirada al espejito repitiendo cien veces lo lindo, bueno e inteligente que somos. Sino desde la reconstrucción de los mandatos y mensajes que absorbimos desde niños, desde la asimilación de los fracasos y desde el autoconocimiento. Pero para proyectarnos. Siempre me quedó grabada la estrofa de una canción que decía. "no hay nada peor que mirar hacia atrás, y encontrarse de espalda mirando hacia atrás".
Creo que conjugar y ponderar, en su justa medida, pasado, presente y futuro con lo remediable y lo irremediable es el mejor camino para ser y sentirnos plenos.
Un gran abrazo

Jorge R. Etchepare Mac Eachen dijo...

¡Willy!:
sabes que diversas personas, y de diferentes niveles, me han dicho eso de que explico las cosas de una manera clara y cotidiana, y que los caminos que propongo no son los habituales.
Eres muy generoso en tus conceptos, y, como te digo siempre, amo la manera en que redactas.
Aún conservo aquella carta donde mencionabas a Emily Dickinson, ¿recuerdas?, y qué bien me hubiese venido en mi planteo a ya sabés quién, eso de mirar hacia atrás y verse mirando de espaldas.
Cada vez me convenzo más de que, tan importante como escribir un Blog, son los Comentarios de todos Ustedes, que afirman, confirman, y amplían, el simple y personal planteo de cada uno de los Posts.
Ya lo sabes, Willy, yo- soy- raro-,pero ante ponencias como la de Lore, la tuya, y las tantas otras de tantos otros que ya han sido, me siento, me veo, como transitando un valle ccon el color del pasto recién nacido, y con el perfume de hierba recién cortada.
¡Adoro a mis Lectores!.
(ché, Willy, esto será efvecto de lo que ya sabés?).

Beso, y nos encontramos en Skype!.
Jorge

María Teresa dijo...

Me encanta tu reflexión y de alguna forma me cae como anillo al dedo. Si, estoy desaparecida; muchos quehaceres, hijo con dengue.
En fin... Tomaré en cuenta lo que aconsejas a fin de dejar partir el lado cómodo de la invisibilidad con la que a veces me arropo.
Un abrazo.

Jorge R. Etchepare Mac Eachen dijo...

Hola M.T.:
¡Qué pena lo de tu chico!.
Ojalá todo salga con bien.
Beso
Jorge