domingo, 7 de febrero de 2010

"Referencia- Pertenencia- Presencia ... y la Ley del Menor Esfuerzo"-


"Yo
soy lo que soy,
mi creación,
y mi destino.
Quiero que me des
tu aprobación, o tu olvido.
------------------------------------
Tenemos una sola Vida sin retorno,
¿por qué no ser como realmente somos?
------------------------------------
No quiero fingir,
no voy a mentir,
la vergüenza real
es no poder gritar:
¡Yo Soy Lo Que Soy!.
....."
(Fragmento de: "Yo Soy Lo Que Soy")

Robert y yo, salimos de shopping.
Él quiere comprarse una fragancia exquisita que le sienta genial, y con la que se identifica, y yo veré alguna ropa bien informal.
Como no puedo, ni quiero poder con mi condición, mientras hacíamos la nuestra, mi percepción, el "otro Jorge", whatever, saca apuntes, conclusiones, reflexiona, encuentra respuestas a, de, y sobre lo que sucede a nuestro alrededor.
Escuchando y viendo lo que las personas preguntan, comentan, y/o eligen, noto tremendos desfasajes entre lo que son, el nivel económico-cultural al que pertenecen, y la imagen que de sí mismos poseen, la imagen que para los otros realmente tienen, y aquella que desean proyectar.
Supongo(*) que a veces Robert desearía coserme la boca con alambre ... o tal vez no.
Sólo sé que, a partir del día de ayer, ni él ni yo, podremos encontrar que alguien está mal vestido, que "no es elegante", o que no posee "glamour".
En realidad, este último se extinguió luego de la desaparición física de la Actriz Audrey Hepburn.
Lamentablemente sólo llegué a vivir el final de su carrera cinematográfica, no toda recordable.
Tengo presente la última foto que se publicó, y ví, de la Diva.
Se había dedicado a proteger a la Niñez en estado de pobreza extrema.
La toma la mostraba en alguna población de África, acuclillada junto a un niño pequeño, demacrada ya por la enfermedad terminal que padecía, vistiendo sólo unas sandalias comunes, un pantalón marrón, un sweater del mismo tono, el cabello recojido, cero maquillaje ... y su actitud serenísima, mirando la cámara con aquellos ojos de gacela, y transmitiendo una paz y seguridad absolutas.
Una mujer para amar ... ¿qué para amar?, para adorar!.
Ya la "elegancia" es otra cosa.
Cualquiera puede ser tildado de elegante, desde que proyecte una imagen armoniosa.
¿Ejemplos?... ¡millones!.
Ya no podré calificar a alguien como de "mal vestido", decía, pues ahora entiendo que esa persona, al elegir la ropa que se pondría, responde a sus referentes, al
grupo de pertenencia en el cual, consciente o inconscientemente, se incluye, a la presencia que porta ... y a la Ley del Menor Esfuerzo.
Conveníamos con Robert, que hasta para ser "extravagante", es necesario tener en cuenta ciertas condiciones:
- poseer, o proyectar, el ser adinerado, y comportarse como tal,
- tener una amplísima cultura, y hacer uso de ella,
- llevar la Vida con la mente abierta, sin preconceptos y con actitud.
Porque al adinerado, desprejuiciado, y con actitud, se le perdona todo, hasta resulta simpática su postura.
Al otro se le califica de mamarracho ... y se le segrega.
Entrando de lleno en la propuesta del título de este Post, vamos a reflexionar un poco sobre el tema.
Mejor aún si, al irlo leyendo, recordamos ocasiones en que se han dado, en otros o en nosotros, lo que aquí se plantea, y luego tratemos de encontrar cuáles los resortes que, en cada caso particular, se han disparado.
- REFERENCIA-
Todos tenemos referentes, algunos obligados, otros, elegidos por propia decisión consciente, o inconsciente.
No me refiero al Esquema Referencial básico pues, ese, comparte líneas con el Grupo de Pertenencia.
Me refiero a las personas que "escuchamos", respetamos, admiramos, o rechazamos.
Las que nos educan, y los preceptos y conceptos que graban en nosotros.
Algunos individuos poseen, de natural, la capacidad de objetivizar y cuestionar sus referentes.
Otros por desidia, inercia, por falta de iniciativa, por baja autestima, por pereza, hacen abuso del no mirar hacia los lados, y ver que existe otro mundo que el que les han presentado.
No sé si mejor o peor, sí diferente y, tal vez, más rico, más interesante.
- PERTENENCIA-
He conocido gentes que se comportan como "bibelots": donde los ponen, se quedan.
También he sabido de las que deciden que su "pertenencia" está en otro lugar que no el que ocupan ... ¿las ovejas negras? ... ¿los desclasados?.
Sufren, y hacen sufrir, desde que no decidan cortar lazos o cordones, con el mundo que les circunda, y entren de lleno en el que sienten como propio.
¿Motivos para mantenerse en la "interfase"? ... miles.
¿Excusas? ... millones.
¿Realidad? ... el facilismo, la conveniencia, la inseguridad, la autoindulgencia, y la autopunición.
- PRESENCIA-
No todos tenemos la suerte, que algunos privilegiados poseen, de tener y proyectar lo que realmente somos.
Pero se puede adquirir a través de la Actitud.
En mi caso, soy consciente, no todos los que me han tratado, así sea en profundidad y por muchos años, "conocieron" la "totalidad" que realmente soy.
El único que realmente la percibió, es el Maestro Miguel Villasboas, músico insigne de mi País, y con el que nos unió mutua admiración y amistad.
Un día iba yo a su encuentro por la Rambla Presidente Wilson.
Al llegar a su lado me dijo:
- "Jorginho, das una imagen tan frívola, y sin embargo eres tan profundo ...".
Sí, creo que la mayoría de nosotros, al interactuar, no ponemos en juego toda nuestra sensibilidad y generosidad, y nos comportamos con el otro, como si el fuese el mostrador de una heladería: repasamos su oferta de sabores, opciones, y nos quedamos con aquel que más apetecemos, ignorando los demás ... y eso en el mejor de los casos.
Claro es que, para saber qué imagen, que presencia queremos mostrar, debemos, primero, ser despiadados con nosotros mismos, mirarnos al espejo sin compasión, sin medias luces.
Si lo observamos, en todas nuestras opciones están presentes los anteriores tres temas.
Están en la elección de la ropa que vestimos, los zapatos que calzamos, los lugares que visitamos, la casa en que vivimos, el lenguaje que usamos, los ademanes, en fin, en todo.
Es muy interesante el modo en que opcionamos, sujetándonos, justamente, a los referentes de los que decimos querer despegar.
Alguien me comentó algo sobre un conocido o amigo suyo, no recuerdo.
El hombre en cuestión, en la treintena, trabaja como asistente en un domicilio particular.
Debido a su horario de funciones, los dueños de casa le sirven almuerzo.
- "¡Comí como un animal!", fue su comentario.
Sentí pena por ambos.
Por el protagonista, y por el que me lo refirió.
Por uno, por vivir la Vida de una forma "ventajera", "garronera", más preocupado por el provecho "ratero" y abusivo, que por la satisfacción de un trabajo bien realizado, y sin pensar, en su mediocridad aceptada, que los dueños de casa seguramente podrán prescindir de sus servicios y seguirán siendo los mismos, en cambio él ...
Por el otro, por haberlo contado como quien relata una hazaña, y por no haber huído, ya, de tales vínculos con tales personajes.
Me dolía, ya no, cuando alguien, queriendo salir de la oscuridad de su mundo, por inercia o pereza mental, adopta un grupo que, para otro sí puede significar un "salto cualitativo", pero para el es la continuidad en la mediocridad.
En algún momento comprendí que el ser generoso no sólo consiste en "dar", sino que es, también, el respetar las opciones ajenas, aunque nos parezcan totalmente inadecuadas.
Y lo es también, el dejar que haga solo su camino, su experiencia, sin tratar de mantenernos a su lado con el propósito de mitigar sus dolores, o disfrutar a regañadientes, de sus logros.
- LA LEY DEL MENOR ESFUERZO-
No merecemos nada, ni siquiera la Vida, y esta será el único regalo que se nos dé.
Lo demás ... todo ... tenemos que pagarlo, trabajarlo, ganarlo.
La mayoría, el 98 por ciento de la humanidad, nos sentamos a esperar que las cosas, cuales fueren, provengan de otro lado que no de nuestro propio esfuerzo.
Esfuerzo por educarnos, por pulirnos, por modificarnos en nuestras aristas más pronunciadas, en fin, en todo lo que conlleve nuestra sana ambición.
No hay quien me obligue a compartir una comida con persona alguna que coma con la boca abierta, eructe, tenga mal olor, o no sepa comportarse en la mesa.
Eugenia, la Sra.hija del fallecido Conde de Chikoff, Profesora de Urbanidad, Ceremonial, y Protocolo, solía decir:
- "No importa qué créditos Académicos, Apellidos, Cargos de relevancia, tenga una persona, si no sabe comportarse en la mesa, no merece ningún respeto".
Le decía a Robert, que no temo ser tachado de "clasista", ¿porqué habría de temerlo, si la sociedad mundial toda, está estratificada?.
Sucede que somos hipócritas.
Que nos esforzamos más en ser política, social, y culturalmente correctos, a reconocer que las cosas "cuestan", y que el no "pagar" por ellas, conlleva punición.
En definitiva, que hoy es El Día para unos quitarnos las máscaras (ver "Las máscaras ....", bajo la etiqueta: Desarrollo Personal ), y de otros quitarnos tantos miedos, estigmas, sumisión, etc, de encima.
No sea que, como dice mi amigo Wilson, un día te pares y mires hacia atrás para ver qué has hecho de tu vida, y te veas a ti mismo de espaldas, y mirando hacia atrás.
(*)- Según Robert hago mal en "suponerlo", por el contrario, debería estar "seguro".




Publicado el Martes 23 de Febrero de 2010
Corregido por R.Méndez


4 comentarios:

Lore dijo...

mi querido Jorginho
uf soy quizas la primera que se cuelga de Acuario para leer tu carga de palabras, que a la larga remueven como te digo, todo y te dejan en qué pensar...

No leo muchos blogs, pero el tuyo me adictó... creo en tu tema, en este en específico dos cosas... amor a si mismo para ser genuinos... y amor a los demás, respeto para que no dejar caer sobre los demás nuestro cúmulo de malas costumbres o actitudes negativas.

hay seres que se visten con tan poco, pero cuando estan contigo te olvidas si quiera que son humanos, vestidos con el trapo que lleven encima, pues su sola presencia te envuelve y te hace olvidar esas menudencias... Hay otros sin embargo, que ni con sus mejores galas logran atrapar tu atención por dos segundos...

Yo creo que muchas personas llevan encima sus carencias, demostradas... los wanabes como les decimos por aca... los que quiere demostrar que valen por lo que llevan puesto... los que saben qué es lo que vale de verdad y se luce a vivas vista... en fin... me encantó de nuevo tu tema... y espero el próximo... besos

Jorge R. Etchepare Mac Eachen dijo...

Hola Lore:
sí, y es una verdadera pena que más Lectores no se animen a mostrarse, dejando sus comentarios, opiniones, discrepancias o concordancias ... es que tenemos tanto miedo a "ser lo que somos", y que "la canaille" nos señale por ello.
¿Así que me cabe la responsabilidad de haberte empujado a ser "viciosa"? ... Ojalá Dios no me lo tenga en cuenta, porque no me arrepiento en absoluto de tal cosa.
Cometeré una infidencia: el próximo teema es Nostradamus 2012.
Beso grandote
Jorge

Taichiman dijo...

POR FAVOR¡¡¡¡¡ DESFAZAGES NO... DESFASAJES....ay con esa ortografía

Jorge R. Etchepare Mac Eachen dijo...

Hola:
bienvenido al Blog.
Tanto Robert como yo agradecemos nos leas con detenimiento pero, no hemos encontrado ningún error ortográfico.
¿Quizás tu tendrías en mente el término francés "déphasage", qu es aceptado su uso en latinoamérica, aunque se suele utilizar desfase?.
Cosas de la limitada cultura americana.
De todas formas, no te extrañe encontrar algunos errores de tipeo, u ortográficos, pues hace 9 años que me lastimé los ojos, y al escribir suelo confundir las grafías entre los varios idiomas que hablo.
A Robert le sucede igual, aunque el vé, confía casi ciegamente en mi.
Sorry Honey.
Jorge