domingo, 14 de febrero de 2010

"The clockwork Human Beem"-


".... O meu Amor
Tem un jeito manso que é só séu,
que rouba meus sentidos,
viola meus ouvidos
contando secretos lindos e indecentes,
e depois brinca comigo,
ri do meu umbigo, e me crava os dentes.
---------------------------
O meu Amor
tem um jeito manso que é só séu,
de me deixar maluca, quando me roça a nuca,
quasi me machuca com a barba mal feita,
e de pousar as coxas entre a minhas coxas
quando ele se deita.....".

Chico Buarque.
(Fragmento de "O meu Amor").

Jajajajajá!
Robert está como paralizado, con los ojos abiertos como un dos de Oros, mudo y mirándome fijamente ...
¡Jajajajajá!.
Ya estoy acostumbrado a estas reacciones en mis interlocutores, cada vez que expongo mis ideas más simples.
¡No creo ser tan subversivo!, sí sé que digo como natural y cotidiano, lo que nadie se atreve, ni siquiera, intentar revisar.
Es el caso que, leyendo un artículo de la NASA, sobre los estudios e investigaciones que se están llevando a cabo con el fin de enviar seres humanos a una prolongada estadía en el espacio, referían las "sesudas elucubraciones" de científicos, la mayoría, me la juego, anorgásmicos, ante la posibilidad de la actividad sexual humana en condiciones de aislamiento, espacio reducido, y gravedad "0".
Me hicieron recordar al método "Ludovico", aquel al que se sometía al protagonista del film "The clockwork orange", que reducía a la persona a un status de "máquina programable".
En las investigaciones y planes referidos, vienen considerando al Ser Humano, como simples objetos mecánicos, sin prestar atención a que de personas se trata, y gastando cientos de millones de dólares al "santo botón", por decirlo de una manera no ofensiva.
Claro, todo producto y reflejo de la sociedad que hemos construído, y del sentimiento y comunicación que hemos olvidado.
Enormes cantidades de tinta y papel, y de dinero, despilfarradas en argumentaciones, ensayos, bocetos, imaginando, y diseñando, el lugar ideal para que una pareja humana se excite y tenga actividad sexual en el Espacio.
¡Lo que dije, no tienen en cuenta que, el sexo, la actividad sexual, es otra de las formas, la mas íntima, de la comunicación entre dos seres!.
En realidad, no creo que lo hayan olvidado, ¡no lo saben!, su mundo se reduce a chips, microcircuitos, conferencias, entrevistas, diplomas, seminarios, toma de antiácidos, algún encuentro íntimo rápidamente resuelto en los segundos robados a las investigaciones ... ¡puajj!.
Sin embargo, no se les puede responsabilizar, ya que nosotros, en menor grado, somos idénticos.
Basta con escuchar a los Sexólogos, y su retahíla de consejos.
Que una cena a la luz de las velas, que un vino tinto, que mariscos, que flores, que velas perfumadas, que ropa interior erotizante, música envolvente ... ¡cuánto trabajo!, me extrañaría que luego de todas esas preocupaciones, la pareja esté relajada, de buen humor, y aún tengan ganas de un encuentro.
¡Qué me van a hablar de mejor afrodisíaco que el perfume de la piel, la intensidad de la mirada, la proximidad del cuerpo, el tono y el volumen de la vos, el tener algo que decirle y escuchar de la persona amada!.
¡El momento será cualquiera, y el lugar ... el que se dé!.
Al haber extraviado en el camino el sentimiento y la comunicación, es que aparecen los hoteles con suites especiales, a cual más imaginativa y cursi, a los efectos de encender la fantasía y despertar el deseo.
Y proliferan los Sexual Toys, los filmes porno ... una extensa lista de accesorios innecesarios.
Dos que se aman, y que tienen algo que "decirse", así sea en un descampado, tienen todo lo necesario.
Obvio, del Almacén de la esquina, pasamos al "Minimarket", luego al "Supermarket", mas tarde al "Hipermarket", el "Hipercentro" ...
Hemos ido, ¿avanzado?, desde la "cocotte" de metal, la hornalla, y mucho tiempo de amor, cuidado, y cocción, al polvo deshidratado, al molde de siliconas, el microondas, el minuto con treinta segundos ... ¡y comé rápido que tengo que salir!.
En esta estúpida carrera por llegar a ninguna parte, exigimos que todo sea rápido, y que salga bien.
Confundimos la explosión hormonal, con el Amor, y al parloteo, con la comunicación.
Algún tiempo después:
- "¿Qué hago al lado de esta hija de la tal por cual?"
- "¿Por qué pierdo el tiempo al lado de este pelot...?"
Y lo que sigue es historia harto conocida.
Tal vez mis Lectores habituales, recuerden "¡Ay ... cómo me duele quererte como te quiero!", (etiqueta Relaciones Interpersonales), donde planteo las que considero condiciones básicas para el encuentro sentimental.
También en ese Post, dije que nunca iba a hablar sobre sexo ... jamás aprenderé a cerrar la boca.
Creo, que por mejor que los científicos y los técnicos imaginen, dibujen firuletes en el aire con el pincel de su acreditaciones académicas, no obtendrán ningún resultado ... o sí, estudiarán los resultados que arrojó una maniobra mecánica, forzada, aséptica, distante, plena de insatisfacciónes.
¡Qué dinero, tiempo, y talento, tan bien gastados!.
Supongo que los nuevos Visitantes a mi Blog, se estarán preguntando:
- "¿Y este qué sabe?, ¿acaso es sexólogo?, ¿qué autoridad tiene, y por qué habla siempre de sí mismo?".
Les responderé:
- "Soy sólo Jorge, si alguna Acreditación tengo, la obtuve luego de haber experimentado la Vida en profundidad, y sólo fue un respaldo "pour la galerie", para callar los posibles, y mediocres, descuentos, no soy sexólogo, pero viví el Sexo ampliamente, con los ojos, el entendimiento, la conciencia, la sensibilidad, todo, atentos, y hablo siempre desde mi experiencia, porque soy el Texto en el que estudié".
Volviendo al tema, ¿cómo pretender analizar, programar, sacar leyes sobre el comportamiento de lo "intangible"?.
¿Acaso tendrán razón los especialistas en la Evolución de la especie humana que pregonan que el futuro es un ser mitad biológico, mitad cibernético?.
¿Seremos como los "Borg" de la serie Viaje a las Estrellas?.
¿Será que realmente estamos dispuestos a aceptarlo y permitirlo?.
Ojalá reaccionemos a tiempo y en conjunto, y demos a toda esta locura el mismo final que Stanley Kubrick dio al film que anteriormente cité ...¡ojalá!.




Publicado el día Martes 16 de Marzo de 2010

Revisado por R.Méndez

2 comentarios:

Kafda dijo...

Hola Jorge. Me gustó mucho tu texto y concuerdo al 100% contigo. Me deprime tanto ver a la humanidad tan mecanizada y encerrada en el discurso ajeno.
El que no escucha su cuerpo, o mejor dicho SUS cuerpos, está condenado a vivir encerrado en él. Una cárcel con las puertas abiertas, como diría Calamaro.
Te mando un beso desde París.

Jorge R. Etchepare Mac Eachen dijo...

Hola Kafdy, aussi du temps!.
Aunque no lo creas, hubo quien me llamó "utópico", por pretender que lalhumanidad, o aunque sólo sea uno más de nosotros, reaccione ante tanta pavada.
Abril no es lindo en París, pero ... siempre será París.
Beso grandote
Jorge