sábado, 20 de junio de 2009

"Lazos, Moños, y algo de Mierda"


n antiguo proverbio chino, dice que se aprende más con una mirada, que con mil palabras.
Hoy me atrevo a decir que todos los que hemos estudiado y creemos que sabemos algo, en realidad somos ignorantes hasta que no lo experimentamos en carne propia.
A lo largo de mi Vida me conduje con total prescindencia de atención a las personas que querían permanecer a mi lado, depositando todo mi interés en aquellas que, quizás, no valían nada.
Hoy la Vida y las circunstancias, me traen a revisar mi conducta; y si bien no entiendo el para qué a estas alturas del partido, colijo que ha de ser algo fundamental en los tiempos a venir, sea en este, o en otro período de Vida en mi Existencia.
Se me acerca mucha gente.
Muchos se dicen amigos.....
Otros buscan algo más.
Mi complicación es con lo que ofrecen.
Amistad sin compromiso, de lejos, de una llamada telefónica al mes, y promesas incumplidas.
Amores pasatistas, con nada para construir, sólo el sexo y sólo eso.
Me pregunto muy a menudo de qué vale todo lo que he aprendido y quiero transmitir.
De qué vale si todo el mundo corre tras lo efímero, sin tratar de construir un real entendimiento entre todos nosotros, si se le otorga valor a lo que no lo tiene y, aunque en sesudas presentaciones aborrecen de los modos actuales, en su privacidad es lo que comen.
Por momentos pierdo las ganas.
Por momentos cada vez más largos y habituales.
Todo ello me duele, y mucho.
En el año 2007 tuve ataques de pánico, y apenas aparecieron los identifiqué, y no pudieron conmigo.
Hoy han vuelto.
Esta vez no los reconocí, tan débil emocionalmente estoy, que incluso me han medicado para sobrellevarlos.
Tales terribles cosas veo en el mundo, que no puedo sentirme seguro ni siquiera de quien está siempre a mi lado.
De quien tiene y siente por mí, sentimientos valiosísimos.
Sé que estoy a dos centímetros de distancia del bajón.
Lo sé, y me asusta.
La gente ha sido mi gran Amor.
Defenderla, siempre embanderado con una causa.
Siempre queriendo enseñar, o por lo menos brindarles mi experiencia u opinión.
Hoy no sé si hice, y hago, lo correcto.
Tal vez he vivido equivocado.
Pero algo dentro mío aún se resiste a aceptarlo.
Es que noto hay tanto para recomenzar.
Tanto se han degradado nuestros buenos tratos, cuidados, sentimientos, que parecen sólo haber quedado relegados a las películas o las telenovelas.
¡Qué bueno vivir en familia nuevamente! en la casa grande, seguramente con algunos parámetros diferentes a los de otras épocas, pero valorizando por sobre los status simbols la unión, el caríño y la concordia.
¡Qué bueno que para lograrlo, entendamos la importancia de respetar las opciones y decisiones del otro, que dejemos de lado la crítica condenatoria, por un abrir los brazos para cobijar el corazón que no piensa igual al nuestro!.
¡Qué bueno más parques y menos Fast ways, más flores en los jardines, y menos señoras que pidan que se talen árboles porque consideran que las hojas caídas son basura!.
¡Qué bueno va a ser!.
¡Porque será!
Jorginho
Publicado el Viernes 03 de Julio de 2009
Corregido por R.Méndez -

8 comentarios:

Lore dijo...

ay Jorgito cada vez que te leo, se me arruga el ombligo, y me das en que pensar...

A golpes, contra el amor, y con el alma magullada yo sali de la mas grande relación que alguna vez tuve en mi vida, en cuanto a amores se trataba... no me dio tiempo de acudir al sicólogo, ni tiempo tampoco de ir con el consejero espiritual, tuve que buscar dentro de mi, la respuesta a mi vida...

tuve que hacerlo de forma empírica, pero llegue a la conclusión de que soy una obra hermosa creada por un creador inmenso, Su amor... y mi amor hacia mi misma me hicieron salir adelante... lo demás... se dió... y al día de hoy, puedo vivir, sentir, y soñar...

besos amigo... que a pesar de la distancia y que no te conozco personalmente, cuentas con mi aprecio...

saludos

Jorge de Bahía dijo...

Gracias Lore, te quiero.
¿Sabes?, ya lo he domentado en mis primeros posts, en mi Vida todo pasa a una rapidez increíble.
En un mismo día, seis o siete situaciones aparecen, se resuelven, y desaparecen dando lugar a otras.
Por suerte lo de los ataques de pánico ya logré superarlo.
No todo el mérito es mío.
Tengo desde mi época de budista, un fluído contacto con las Energías Supñeriores, del cual a veces me olvido.
A partir del momento en que publiqué "Mis Experiencias.....", sentí que volvía a mí la fuerza necesaria para volver a mi eje.
De ahora en más, depende de mí no interrumpir ese diálogo que se ha retomado.
Un beso grandote, bella.
Jorge

YOR dijo...

De lo particular a lo general. Así va el relato… sin embargo, si lo particular fuese distinto, tal vez lo general también lo sería.
Tal vez es muy íntimo lo planeado en esas líneas, tal vez es muy sensible el modo de expresarlo, lo que hace que el discurso se me presente como un entramado de cristal al que cualquier acotación o comentario le produciría un desequilibrio que podría terminar en la catástrofe.
Por eso no diré nada sobre lo que nos cuentas, sí hablaré de que a la hora de leerte me es grato hacerlo, aún cuando lo expresado aparezca con ribetes no tan gratos por lo que te toca vivir.
Desde lo mío, lo personal, hace algún tiempo que trato de mantener mi jardín lo mejor que puedo, pero siempre hay heladas, bichos, malezas, animales que se comen las plantas, gente que las pisa… y aunque a veces me canso, disfruto mucho de mi jardín como para abandonarlo debido a lo que no puedo controlar y que aparece una y otra vez. Me mantiene activo y alerta. Me permite disfrutar. En un esquivo equilibrio.
Desde aquí un abrazo grande.

Jorge de Bahía dijo...

A veces me entra la duda de si cuando dije que tenía todo claro, y que me limitabba a disfrutar, tal afirmación era valedera o, en cambio, era un mecanismo de defensa de mi propia sensibilidad.
Con esto no estoy infiriendo que tu caso sea el mismo, por favor!.
Somos todos tan maravillosamente complejos en nuestros dichos, nuestras intenciones, y en nuestras acciones.
Confundimos y disfrazamos todo de tan elegante manera, que es difícil al egoísta decirle que se quite el traje de comprensivo, y a los miedosos, el vestido de mentes abiertas.
Todo en la Vida, en nuestra Vida, querido Amigo Yor, es una cuestión de tiempos y etapas.
Tengo la ¿suerte? de ya haber atravesado a quella en la que tú estás.
Seguramente la atravesé de manera menos inteligente que tú, seguramente, y por eso un día la Vida me dijo que debía aprender otro lado, otra cara de Ella.
Te quiero pilones.
Jorge

María Teresa dijo...

Lo primero somos nosotros y se nos olvida que solo podemos amar de verdad a los demás si nos amamos antes. Hace poco descubrí como darme amor (en cuanto al sentimiento) conscientemente... Imaginé y llevé el calorcito que siento en el pecho, cuando doy o comparto pochongos (atenciones, caricias y juegos)con mis hijos o mis gatos, a mi interior, a mi niñita, la envolví en él. Se siente tan bien, que me sorprendí y asusté a la vez por tan fácil logro. Sin embargo no lo he vuelto a intentar. Como cuentas Jorge, sabes que la meditación, la respiración consciente, entre otras técnicas, te centran, confortan y sanan... pero lo olvidas hasta que ya es tarde. Tropezamos con la mima piedra una y otra vez... ¿naturaleza Humana, dejadez o nos encanta regodearnos en el sufrimiento?

Jorge de Bahía dijo...

Hola Amiga!.
Me preguntaba qyé habría sido de ti y de tu historia.
Noto con alegría que sigues allí.
Sí, sí, sí, uno olvidaa todas las cosas que aprende, cuando la Vida decide enseñarte que es más poderosa que tú.
¿Porque somos imperfectos en nuestra sapiencia y equilibrio?...Obviamente que sí.
Todo es llevadero, hasta qye bo alcanza a tu cuerpo, o más específicamente, a uno de tus cinco sentidos.
Créeme, tengo la experiencia, y no soy ningún tonto.
Estoy contento por saber de ti, y te aseguro que adoré la palabra POCHONGOS.
Beso
Jorge

Lili dijo...

Querido Jorge:
Al leer este post sentí a un Jorge más humano, lo sentí muy dentro de mi corazón. Quizá este Jorge que añora la vida en familia, la calidez de sus seres más queridos, la vida más sencilla y hogareña sea el verdadero. No lo sé, pero tuve esa sensación. Vales tanto mi querido Jorge. Tienes esa vida interior exquisita y profunda. Gracias por compartirla con nosotros.

Jorge de Bahía dijo...

Ssí Lily, este también es Jorge.
Como dice la canción frncesa: "je suis toutes les femmes", pues bien, je suis tout les Georges.
No creo que ninguno de nosotros todos, seamos una cosa o la otra.
Más bien una magnífica mezcla de necesidades y generosidad.
Ciao, bela!
Giorgio