miércoles, 19 de noviembre de 2008

"Las Máscaras: las más caras, las más caras; las más caras"


"Decime quién sos vos,
decime dónde vas,
alegre mascarita
que me gritas al pasar:
¿Qué hacés, me conocés?
Adiós, adiós, adiós.
--------------------
Tu risa me hace mal,
mostrate como sos......"
A.Aieta - F.García Jiménez
fragmento de "Siga el Corso"

Ciertamente el título parece un galimatías, aunque más acertado sería considerarlo la letanía que tantísimos rezan, o el mantra que tantos otros repiten, en su afán de encontrarle un sentido a su Yo, y por ende, a sus propias vidas.
En realidad, no es ni una cosa, ni la otra, ni la otra.
¿Otro galimatías?.
No, queridos Amigos que visitan mi Blog, solamente la verdad que experimento cada día, y que me lleva a dar casi tantas bienvenidas en mi vida, como despedidas.
La primer Amiga que hice a través de mis escritos, fue Kafda, quien, en un maravilloso mensaje, me comentó que, según su experiencia en la lectura de blogs, casi todas las personas muestran inquietudes en el mismo sentido de las mías, etc, etc....
La escuché con respeto, pero siempre gusto y, como dicen en Brasil: "faço questao", de tener mi propia experiencia, sea en el área que sea, y me lancé a navegar Internet.
¿Que si Kafda tenía razón?.
Sí, y no.
Sí todos decimos lo mismo, o parecido; en cuanto a los contenidos y la postura de quien los escribe...bueno, allí la cosa cambia, y mucho.
Me divierte, hasta que llega a molestarme, pero debo de tener cuidado con mi bronca, que puedo llegar a hacerme, otra vez, pelota el hígado, me enoja, decía, la liviandad de ciertas gentes, que me pregunto, y hago la pregunta extensiva a todos Ustedes: si somos todos tan sensatos, si nos duele tanto la falta de sinceridad en los otros, si las deslealtades son el blanco de nuestros aborrecimientos, si consideramos urgente la necesidad de que las personas sean ellas mismas, de romper esquemas y tabúes invalidantes, de vivir de cara al Sol, y rasgamos nuestras vestiduras, como Príamo en las murallas de Troya, ¿por qué el Mundo sigue estando en el estado en que está?.
"Haz lo que yo digo, y no lo que yo hago", dicta el viejo adaggio.
Creo que hoy en día, la postura de sensibilizado, doliente, y el claamar por cambios, es, en realidad, la máscara que más vende.
La más codiciada, la que más réditos paga.
La gran mayoría de las personas ponen lo que marcan como errores a solucionar, totalmente fuera de sí mismas, y así se los dije a quienes pidieron mi opinión sobre lo que escriben, que no soy nada complaciente.
Si tuviera que serlo, en cualquier aspecto, con el fin de lograr algún reconocimiento, o cariño, o aprecio, eso invalidaría toda mi ideología, toda mi filosofía de vida, toda mi prédica o, como dijo alguna vez alguien: "mi Cruzada".
Espero que si lo mío es una Cruzada, no exista por allí un Saladino, que ya sabemos lo que pasó.
Una Señora muy allegada y muy querida, cuando hablábamos de la necesidad de decirle a los otros lo que realmente estamos sintiendo por su comportamiento, me respondía:
- M'hijo, me tengo que callar porque si no, me dejan sola.
La verdad es que murió sola.
¡Hato de hipócritas!.
Que me importa muy poco lo que hagan con sus vidas, que son suyas.
Me importa que están contaminando y confundiendo mi Mundo, a los Seres humanos que en él viven y que, por causa de ustedes, tal vez no tengan, más temprano que tarde, la posibilidad de cuestionar sus realidades, y transformarlas.
Leí a una mujer que se tilda de sensible, superada, y lastimada por el estado de las cosas, y que, sin embargo, es uno de los personajes más frívolos que yo haya conocido en estos últimos tiempos.
Y sepan que yo he sido muy, muy pero muy frívolo.
Esta persona, que comenta sobre los disfraces de los demás, tiene la desvergüenza de referirse peyorativamente, de un mundo, o una clase, que considera perimida, pero deja bien en claro que, o pertenece a ella, o desea que crean que así es.Y enumera los símbolos de pertenencia que ella posée, aunque claro, lo hace desde el descuento y el escarnio del tal símbolo.
Otros, en pose de sesudísimos, parlotean, analizan, racionalizan, demasiado dicen de su nada interior, de su inmadurez anacrónica, y se sienten tan inteligentes y comprometidos..
Algunos, desde el púlpito, dan lecciones de corrección, transcribiendo fábulas y relatos antiquísimos.
No comprendo cómo aún no han entendido cuánto pesan las máscaras, y qué caras son.
Tienen el peso de toda nuestra frustración; y el precio del fracaso de nosotros, y de nuestra vida.
It's too much!.
Un conocido, me comentó un día, que hay que estar medio loco, o ser muy valiente, para mostrarse como realmente uno es.
¡No!.
No recuerdo qué diablos le respondí, pero no, no son ecesarios extremos tan teatrales, alcanza con ser natural.
Toda mi vida contravine, desafié, me rebelé, comfronté, hasta en los ámbitos más impensados e increíbles.
Y me fue bien.
Siempre lo hice sin presentar batalla, lo hice desde mi actitud.
Las personas nunca quedaron indiferentes, de un lado los que me amaban, del otro, los que me detestaban.
Me amaban quienes percibían en mí, alguien beneficioso para su Empresa, para su búsqueda, en fin, los que no sentían peligro de deslealtad, competencia arribista.
Los otros me signaban como alguien que podría hacer caer sus estrategias, revelar sus artimañas, sus enormes carencias en todos los sentidos, que intentaban ocultar detrás de mucho ruído, simpatía fingida y acciones ladinas, y todo por el simple hecho de atreverme a ser yo mismo que, por el solo hecho de ser, les demostraba su mediocridad y cobardía.
No tiene por qué no irle bien a otro de Ustedes.
Obviamente que quien adopte esta forma de ser y vivir, debe ofrecer, y demostrar, tanto mucho más que los otros.
El mediocre, el cómodo, el pasatista, no tiene derecho al pataleo.
Nadie le pide a nadie la medalla de oro, ni siquiera la de bronce; sólo que no tenga el costo del ramito de perejil.
Verán que antes que a una máscara y su mascarita, las personas cabales les eligirán a Ustedes, porque perciben fuerza, verdad, y solidez.
Esta postura por supuesto que acarrea gente a la vereda de enfrente; es que siempre en la vida, habrá gente en la vereda de enfrente.
Es preferible, para mí, que me dejen de lado por no pertenecer a su piara de mediocress y cobardes, a que otros me rechacen por falluto, por alguien en quien no se puede confiar, alguien sin palabra, sin valores ni códigos.
¿Es que aún no hemos aprendido que no se puede gustarle a todo el mundo? y que si esto llegara a pasarnos, las personas no estarían a nuestro lado, sino al lado de quien fingimos ser, no serán amigos, no serán família, no sabremos quienes son, pues también usarán máscaras, que uno busca a sus iguales porque entre ellos se siente a salvo.
Es muy triste.
Y nmás triste es ver, en esa ruta, a las personas que uno quiere.
Es cierto, quizás nuestros amigos no sean aquellos que una vez quisimos tener, serán distintos, pero ciertamente para mejor, aunque exijan de nosotros mucho más.
Perteneceremos al circulo de la gente valiente, conciente de su yo, responsable de su inteligencia emocional, y nos respetarán por ser como realmente somos, no perfectos, pero sí en la búsqueda de lo mejor de nosotros mismos.
Otra Profesora en mi vida, laProfesora .Irma Abirad, coleccionaba marionetas, títeres, y máscaras, que traía de sus viajes por el mundo.
Un día nos contó una historia:
"Un hombre, una vez, se colocó una máscara.
Esta gustaba tanto a la gente del poblado, divertía a los niños, y era tan cómoda, que una noche, al retirarse a dormir, olvidó quitársela.
Llegó un tiempo, en el que no se la quitaba ni para tomar su baño, tan cómoda era.
Un día, este hombre se enamoró, y quiso mostrarle su verdadero rostro a la persona amada.
Cuando quiso quitarse la máscara, no pudo, esta se había vuelto carne".
¿De quién estoy enamorado?, ¿quién es realmente mi amigo, quién es quién comparte conmigo su almuerzo, quién quien duerme en mi cama?....
En este mismo momento, mientras estoy escribiendo, me doy cuenta de que la cobardía es lo mismo que la valentía, sólo que con signo contrario....que todo no pasa de una cuestión de polaridad.
Los mediocres son muchísimos, la mayoría; los cobardes, bastante menos.
Los mediocres ganarán más batallas en el corto plazo, pero nunca conquistarán Massada.
Lo digo porque lo sé.
Los cobardes, si además no son mediocres, enfrentados al cambio de polaridad, recuerden el temor antes de entrar por primera vez al mar, o cuando no sabían mantener el equilibrio en la bicicleta, o los patines, o la patineta, que a esta última no me subí por una cuestión de oportunidad, y no por lo que algún mediocre esté pensando.
Así es, así sucede con todos los miedos.
Nos invalidan hasta que los enfrentamos y, entonces Godzilla se transforma en una amable y amigable lagartija.
¿Recuerdas, amigo lector, "La Ilíada"?.
- ¡Dios, que nos fuimos lejos!, podrás pensar.
De todas maneras, es menos lejos que ir al Génesis, donde también hallo los personajes de mi planteo.
Paris, el troyano, Príncipe de Ilión, era un mediocre y un cobarde.
Aún así, Helena, a quien identifico como las batallas inmediatas que ganan los Paris de hoy en día, lo prefirió a su esposo, el rey Menelao.Así parecen ser siempre las cosas, pero es sólo el principio.
Paris, desde sus condiciones de personalidad, hundió a Troya, su ciudad, su gente, en una guerra a muerte.
E igual actúan los de hoy día, para lograr sus fines, destruyen, socavan, dividen, animan enemistades, siembran discordias y sospechas, rumores, etcétera.
Paris morirá huyendo.
Troya cae vencida.
Menelao se yergue triunfador, con Helena nuevamente a su lado.
Hay más.
Al menos una lección más.
Paris, su flecha titubeante y perdida, acierta en el talón del héroe Aquiles, y le mata.
Aquiles me refleja la personalidad Peter Pan, y aquí enrabamos con la publicación "La Sociedad de los Peter Pan Muertos", que causó tantas diferentes reacciones, e incendió mi casilla de correo.
En la epopeya homérica, la responsabilidad de la vulnerabilidad del talón de Aquiles, le cabe a su madre, la nereida Thetis, quien, temerosa de las penumbras que rodean a la laguna Estigia, sumerje en ella a su hijo, pero más atenta a su propio miedo que a la razón de estar allí, no lo hace completamente.
En definitiva, esa es la imagen de que en Aquiles todavía sobreviven, grabados, los miedos de su madre, que por causa de ellos, él muere.
Igualmente acontece hoy, y creo, haberlo explicitado claramente en la antedicha publicación.
Leamos la Historia, toda, la que sea, desde distintos ángulos y planos de conciencia; todas las respuestas están allí.
¿Cambio de polaridad?, nada difíicil ni del otro mundo.
Es sólo un movimiento volitivo....pero eso, como decía un dibujito animado de cuando era chico, es otra historia.
¡Hasta la próxima!.

Jorginho
Publicado el día Miércoles 26.11.2008

5 comentarios:

Lili dijo...

Jorge: cuando me encuentro con una persona que se atreve a ser ella misma, me quedo pensando "él o ella es una persona transparente, honesta, me mira a los ojos directamente, me dice lo que piensa". Hay mucho temor entre la gente a expresarse tal cual es. A veces, tampoco se toman el tiempo... pero hay oportunidades de encontrarnos con personas así y siempre lo agradezco y lo valoro.
Gracias por la historia que incluíste en tu post¡¡¡
Cariños

YOR dijo...

Una vez, no hace mucho escribí en mi blog "Si tuvieron que cambia tanto para estar juntos, ¿De quién se enamoraron?"...
Dejarse ser es aceptarse como e río, cambiante y raudo.
Somos siendo y nuca como producto acabado.
Esta época del año y los afluentes que irrigan tu transitar me han traído hasta aquí para leerte.
Gracias.

María Teresa dijo...

Uno aprende a amarse con sus defectos y virtudes... si eres muy tu, te condenas a la soledad de muchos y a la compañía de pocos... los verdaderos. Cómo haces para no ceder en ciertos asuntos a fin de mantener una relación que te importa... el no hacerlo significa ser egoista y quedarte más solo que la una... claro la otra persona también cede... consiguiendose así cierta armonía que te enriquce y que debes renovar a diario.. Exiaten y tienen que existir las medis tintas que no forsozamente son máscaras. me encantó tu reflexión.

Kafda dijo...

Jorge, interesante postura que en realidad encierra, creo yo, el mayor de los conflictos humanos: el del ser y el parecer.
Me parece que empezar a hablar sobre el tema es ya un paso adelante para ser cada día más valientes, tanto individual como colectivamente. Porque mira que las exigencias y los prejuicios sociales (que al final los producimos nosotros mismos) no nos ayudan mucho a ser nosotros, ni siquiera para nosotros. Hay gente que no puede ser simplemente porque no se conoce ni un poquito.
Por eso pienso que es bueno esta iniciativa de los blogs, y si todos vemos lo mismo de modo diferente, pues mejor.

Máscaras, máscaras: mientra más cara, más caca.

Gracias por existir, no-tan-frívolo-como-crees amigo del Uruguay.

Jorge de Bahía dijo...

Hola, aprovechando la presencia de una amiga, escribiré:
LILÍ:
Bada es un privilegio, y es peligroso considerarlo como tal.
Todos deberíamos perder el miedo a SER, y entonces nos miratíamos directamente a los ojos, casi sin pestañar.
Tenemos tantas cosas que ocultar, y tanto temor a que alguien las descubra, que te cuento mi experienci¨:
desde niño me enseñarfon a mmirar al otro, a los ojos.Las reacciones han sido diversas, y van desde la admiración, a sentirse desafiados, agredidos, o como dice alguien:
"...cuando Jorge me mira, me siento una cucaraha muerta y aplastada...".
Gracias por tu comentario!.

YOR:
¿Qué he de decirte, querido Amigo, que ya no te haya dicho en el abundante y fluído de mensajes de correo que mantenemos?.
Visitas asiduamente mi Blog, me conoces profundamente, entre nosotros no ha lugar a los agradecimientos.
Un abrazo!

M.TERESA:
Cada quién conoce el precio que le pone a su felicidad.
Si es más valioso manener una relación sólo porque nos interesa el otro, y utilizamos racionalizaciones para disculpar laas fallas, bueno, ojalá que nuinca lo somaticemos.
Disculpa, pero no puedo mirar hacia otro lado, y aplaudir esa postura.
La respeto porque alguien la eligió, pero al mismo tiempo, intento el cuestionamiento, y le aseguro que crecer, encontrarse, valorarse, y ejercer la propia libertad, es mucho más gratificante y da real sentido a nuestra permanencia en esta Vida.
Todo mi cariño.

KAFDA:

Querida amiga, me hiciste reír en voz alta al leer el final de tu comentario, que al escucharlo con la voz del equipo, resulta tan contundente.
Me encanta porque le viene como anillo al dedo a las tres acepciones de la palabra Cara que utilicé en el título.
Adoro además, que reivindiques tu observación del primer mensaje que me mandaste.
Aplausos!
Nos seguimos comunicando!